La actividad laboral de una persona tiene, sobre el papel, un trazado complejo. En ocasiones se podría representar con una línea ascendente, como cuando se produce un ascenso, aunque también existen etapas de estabilidad en las que dibujamos nuestra trayectoria con una línea recta y horizontal, sin aparentes cambios, e, incluso, épocas en las que una línea zigzagueante sería la mejor representación gráfica de aquellas épocas en las que no se termina de afianzar nuestro próximo destino laboral.

Así lo señala un CEO y coach en Magna Coaching, quien asegura que este ejemplo de cómo se suceden los cambios se puede trasladar al bienestar de los trabajadores, un estado que nunca es permanente y que puede verse afectado por múltiples factores.

Un equipo contento y con sus necesidades satisfechas supone una mejor productividad. Por ello, ¿qué claves debemos tener en cuenta para mejorar el bienestar de los empleados? González apunta las siguientes:

1. Potencia la comunicación asertiva y empática de tu equipo. Permite a los miembros exponer sus puntos de vista de forma constructiva, sin que medie la hostilidad y donde cada uno pueda ponerse en el lugar del otro. Ofrecer a un integrante de tu equipo la oportunidad de sentirse escuchado y atendido es un beneficio emocional que repercutirá positivamente en su lealtad hacia el proyecto y la empresa.

2. Destierra el 'ordeno y mando' a favor de una organización del trabajo participativa, en la que los empleados puedan sentir que sus capacidades y habilidades tienen cabida dentro un proyecto cohesionado.

3. Flexibilidad horaria para mejorar la conciliación laboral y familiar. Apostar por medidas que permitan a los trabajadores realizar su labor sin tener que renunciar a su faceta personal es una forma de mejorar con creces el bienestar de quienes integran tu equipo de trabajo.

Fuente: RRHH Press / Subdirección de Mercadotecnia e Información AMEDIRH.