2014 fue un año marcado por la volatilidad en los mercados internacionales, conflictos geopolíticos, incertidumbre en la política monetaria de Estados Unidos y un crecimiento global débil.

Para México, también fue un año convulso no solamente por la volatilidad internacional, pues factores internos, como la violencia, la inflación y un crecimiento lento, lastraron las perspectivas del país, pese a la entrada en vigor de la agenda de reformas económicas impulsadas por el gobierno.


Muchos de estos factores seguirán presentes en 2015 e, inclusive, existe la probabilidad de que se agraven. Te presentamos una guía con los cuatro principales riesgos financieros a nivel global y cuatro en particular para México.

RIESGOS GLOBALES

1. Aumento de tasas en EU

En su último comunicado de decisión de política monetaria del 17 de diciembre, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos dijo que será “paciente” en la normalización de la política monetaria. Aunque no dio una fecha exacta, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, dijo que es improbable un anuncio de aumento de tasas, en mínimos históricos desde hace seis años, en febrero o marzo. Análisis independientes y del sector privado apuntan a que el aumento de tasas puede ocurrir en la segunda mitad de 2015.

“En los mercados emergentes, vemos especial preocupación por la normalización de tasas en EU, pero permanecemos optimistas en algunos mercados en específico”, dice a Forbes México David Greene, administrador de Portafolios de Deuda y Tasas de Interés Europeas en Pioneeer Investments.

También resalta que, ante la mayor volatilidad, será más importante mirar los fundamentales macroeconómicos de las economías emergentes para invertir.

2. Estímulo cuantitativo en la zona euro

Mientras Estados Unidos finalizó su programa de compra de bonos y se encamina a subir las tasas de interés, el Banco Central Europeo (BCE) podría aplicar en 2015 su propia versión de estímulo cuantitativo para ayudar a la débil economía de la zona euro y alejar el fantasma de la deflación.

“El programa de estímulo cuantitativo ha mostrado ser efectivo en Estados Unidos y el Reino Unido. Es suficiente evidencia para decir que podría ser efectivo para la zona euro”, dijo el presidente del BCE, Mario Draghi, el pasado 4 de diciembre, y advirtió que no se necesitaba unanimidad dentro del banco central para aplicar el programa.

Draghi encuentra una fuerte oposición, principalmente de Alemania, para aplicar esta medida no convencional. Esto muestra que no hay una visión única de cómo se debe mover la zona euro, lo que provoca volatilidad e incertidumbre, indica David Greene, quien considera que el anuncio del BCE de la entrada del QE (por sus siglas en inglés) podría ocurrir en marzo de este año.

3. Recesión en Japón…

Pese a que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, aplicó sus políticas económicas, llamadas popularmente ‘Abenomics’, no pudo evitar que el país entrara en recesión en noviembre del año pasado.

Abe convocó a elecciones para diciembre y salió reforzado por el electorado, pero aún tendrá que enfrentar un duro panorama para el país que, pese a la política ultra expansiva del Banco de Japón, no puede superar la baja inflación.

“Son tiempos difíciles para Japón. La lectura es que la economía es más débil de lo que Abe esperaba y el ciclo en el que tentativamente la inflación aumentaría apenas ha empezado”, indica Pioneer Investments en un reporte.

4.  … y también en Rusia

La caída en los precios del petróleo y gas, las sanciones económicas impulsadas por Estados Unidos y otros países de Occidente, más la caída del rublo, harán que la economía rusa entre en recesión en 2015.

El apoyo del presidente Vladimir Putin a los separatistas pro-rusos y la anexión del territorio de Crimea provocó que la tensión entre Rusia y EU se disparara a puntos no vistos desde la Guerra Fría.

BofA Merrill Lynch prevé que la economía rusa se contraiga 1.5% en 2015, lastrada por la caída en el precio del petróleo y por la conflictos geopolíticos con Ucrania. Putin confía que los precios del crudo se estabilicen a mediados de año. La mitad de los ingresos del gobierno ruso provienen precisamente del petróleo y del gas.

RIESGOS PARA MÉXICO

1. Volatilidad por normalización de tasas en EU

Tan sólo la perspectiva del aumento de tasas en Estados Unidos ha hecho que en los últimos meses de 2014 las divisas de economías emergentes, incluido México, cayeran en los mercados. En diciembre, la moneda mexicana alcanzó su nivel más bajo desde 2009, con un tipo de cambio de hasta 15 pesos por dólar en ventanillas bancarias.

María de Lourdes Dieck Assad, directora de la Escuela de Graduados en Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del Tecnológico de Monterrey, considera que México tiene a su favor la estabilidad macroeconómica y su cercanía con Estados Unidos, principal socio comercial, para soportar la volatilidad mejor que otras economías emergentes.

“El tipo de cambio y las tasas de interés se acomodarían  para evitar esa salida abrupta de capitales. Hoy en día es un elemento de ajuste automático”, dice en entrevista.

2. Violencia y corrupción

Aunque la violencia y la inseguridad ya eran problemas que los inversionistas tenían detectados, la escalada de hechos violentos, como la desaparición de 43 estudiantes normalistas el pasado 26 de septiembre y las acusaciones de corrupción y conflictos de interés, tienen al gobierno de Enrique Peña Nieto en la crisis política y social más aguda que ha enfrentado desde el inicio de su administración.

El recrudecimiento de la violencia y las protestas sociales en varios puntos del país son un potencial riesgo para el crecimiento y están teniendo un impacto en el gasto agregado, dijo Carlos Capistrán, economista en jefe para México de Bank of America Merrill Lynch, en la presentación de las perspectivas para 2015, el pasado 10 de diciembre, aunque aclaró que es difícil calcular el impacto exacto de estos acontecimientos.

Si estos problemas se recrudecen, coincide María de Lourdes Dieck, del EGADE, pueden hacer ver a México como un país con riesgos en la parte social o en la economía real, “y eso no nos puede ayudar a ser un ‘safe heaven’ para el inversionista”.

3. Bajos precios del petróleo y menor producción

Ante la caída de los precios de petróleo en el mercado, el gobierno mexicano anunció que los ingresos derivados de la venta de crudo están asegurados en un 100% con la contratación de las coberturas petroleras, garantizando el precio del barril en 79 dólares.

Aunque México está cubierto ante la caída del precio del petróleo, no ocurre lo mismo con la baja en la producción de petróleo, advirtió BofA Merrill Lynch en sus perspectivas de 2015.

Pemex reportó en septiembre una caída en su producción, de 2.5 a 2.3 millones de barriles de petróleo crudo diarios. La empresa del Estado espera que su producción repunte a 2.8 millones de barriles hasta 2018.

Ante este panorama, el gobierno tiene tres caminos para compensar esa caída de ingresos: el aumento de impuestos (lo cual resultaría inviable ante el descontento que causaría ante la población, dijo Carlos Capistrán, de BofA), incurrir en un mayor déficit o recortar el gasto público.

Ante la caída de los precios de petróleo, comenta María de Lourdes Dieck, el gobierno puede tener un ingreso extra al comprar más barata la gasolina importada a costa del consumidor, quien no vería reflejado en su bolsillo la baja de los precios internacionales.

4. Inflación por arriba del objetivo

En octubre de 2014, la inflación en México llegó a 4.3% a tasa anual, el segundo nivel más alto del año, sólo superado en enero, cuando se registró un alza de precios de 4.48%.

Aunque se espera que en 2015 la inflación regrese al rango establecido por el Banco de México, de 3% más/menos un punto porcentual, en la minuta sobre la decisión de la política monetaria del 5 de diciembre, varios miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México señalaron que la depreciación sostenida de la moneda nacional, derivada de la incertidumbre sobre la política monetaria de EU,  “representa un riesgo para la inflación”.

“El banco central podría usar la política monetaria para lograr la meta de inflación, sobre todo cuando EU subirá las tasas. Es difícil que ellos las suban y nosotros podamos mantenerlas bajas”, dice la directora del EGADE.

Fuente: FORBES, Autor: Francisco Muciño / Subdirección de Mercadotecnia e Información AMEDIRH