El INEGI informa sobre los principales resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) para diciembre de 2014, los cuales indican que 59.86% de la población de 15 años y más  en el país es económicamente activa (tasa de participación).  Esta cifra es menor a la observada en el mismo mes de 2013, cuando se ubicó en 61.08 por ciento.



De la Población Económicamente Activa (PEA), 96.24% estuvo ocupada en el mes de referencia; sin embargo, a su interior se manifiesta un subuniverso de casos que declaró tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas, razón por la cual a este subconjunto se le denomina subocupados.  En diciembre del año pasado, éstos representaron 7.6% de la población ocupada; datos desestacionalizados reportan que la subocupación creció 0.29 puntos porcentuales con relación a la de noviembre de 2014.

Con series desestacionalizadas, en el último mes del año que recién concluyó la tasa de desocupación (TD) a nivel nacional fue de 4.38% respecto a la PEA, tasa inferior a la del mes previo (4.56%).

La comparación anual muestra que la tasa de desocupación disminuyó en diciembre de 2014 con relación a la del mismo mes de un año antes (3.76% vs 4.27%) y la tasa de subocupación fue similar (7.6% vs 7.5%).

Composición de la población de 15 años y más
En el esquema de la ENOE se considera a la población en edad de trabajar como aquella de quince años en adelante. Bajo este esquema, los datos preliminares indican que 59.86% de la población de 15 años y más es económicamente activa (está ocupada o busca estarlo), mientras que 40.14% se dedica al hogar, estudia, está jubilado o pensionado, tiene impedimentos personales o lleva a cabo otras actividades (población no económicamente activa).

Características de la población ocupada
La población ocupada alcanzó 96.24% de la PEA en el último mes de 2014.  Del total de ocupados, el 67.4% opera como trabajador subordinado y remunerado ocupando una plaza o puesto de trabajo, 22.9% trabaja de manera independiente o por su cuenta sin contratar empleados, 5.6% se desempeña en los negocios o en las parcelas familiares, contribuyendo de manera directa a los procesos productivos pero sin un acuerdo de remuneración monetaria, y finalmente un 4.1% son patrones o empleadores. En el ámbito urbano de alta densidad de población, conformado por 32 ciudades de más de 100 mil habitantes, el trabajo subordinado y remunerado representó 74% de la ocupación total, es decir 6.6 puntos porcentuales más que a nivel nacional.    

La población ocupada por sector de actividad se distribuyó de la siguiente manera: en los servicios se concentró 42.1% del total, en el comercio 19.7%, en la industria manufacturera 15.8%, en las actividades agropecuarias 13.4%, en la construcción 7.6%, en “otras actividades económicas” (que incluyen la minería, electricidad, agua y suministro de gas) 0.8% y el restante 0.6% no especificó su actividad.

Por sexo, la TD en los hombres disminuyó de 4.25% a 3.81% entre diciembre de 2013 y el mismo mes de 2014, y la de las mujeres pasó de 4.29% a 3.67% en igual lapso. En el mes que se reporta, un 21.3% de los desocupados no contaba con estudios completos de secundaria, en tanto que los de mayor nivel de instrucción representaron al 78.7 por ciento. Las cifras para la situación de subocupación fueron de 43.8% y de 56.2%, respectivamente. Los datos desestacionalizados muestran que en diciembre del año que recién concluyó la TD alcanzó 4.38% de la PEA, nivel menor en (-)0.18 puntos porcentuales al del mes previo.

En particular, al considerar solamente el conjunto de 32 principales áreas urbanas del país, en donde el mercado de trabajo está más organizado, la desocupación en este ámbito significó 4.35% de la PEA en el mes en cuestión, tasa inferior en (-)0.85 puntos porcentuales a la observada en el último mes de 2013. Con base en cifras desestacionalizadas, la TD en el ámbito urbano disminuyó (-)0.30 puntos porcentuales en diciembre respecto a noviembre de 2014.

Fuente: INEGI / Subdirección de Mercadotecnia e Información AMEDIRH