Una alimentación saludable, además de prevenir enfermedades, proporciona al organismo el combustible necesario para el desempeño de las actividades diarias, es por esto la importancia de incluir en cada comida al menos un alimento de cada uno de los tres grupos de alimentos: verduras y frutas, cereales y leguminosas y productos de origen animal. 

Para quienes no tienen la posibilidad de disponer de una gran variedad de alimentos durante todo el año, o para quienes forman parte de la vida laboral de las grandes ciudades, el cómo y qué comer puede representar un problema, incluso para las amas de casa que tal vez no tienen mucho tiempo para guisar.

Los alimentos enlatados son una alternativa para una alimentación sana y nutritiva para toda la familia y para los diferentes estilos de vida.

La lata es un envase que resulta adecuado para envasar líquidos y conservar alimentos, los envases pueden ser de acero y/o aluminio, y se encuentran herméticamente cerrados para proteger al alimento contra la entrada de luz ultravioleta, oxigeno y microorganismos.

Actualmente los métodos de manufactura utilizados para la elaboración, envasado y sellado de las latas no permiten que el alimento tenga contacto con el metal, por el contrario tienen un recubrimiento de barniz de grado alimenticio que protege al producto del contacto con el material del envase (acero y aluminio), su soldadura es eléctrica y su sellado es al vacío, por esta razón no hay migración de metales pesados tales como el plomo hacia los alimentos, evitando de esta forma su contaminación. 

Por su dureza, es muy resistente al impacto, por lo que es considerado como el envase más confiable, da mayor protección y manejabilidad. Las latas de aluminio y acero son inocuas y no modifican el sabor, calidad y consistencia del alimento o bebida, además son 100% reciclables, por lo que ayudan a preservar el medio ambiente.

 

¿CÓMO ES EL PROCESO DE ENLATADO DE LOS ALIMENTOS?

 Sabemos que todos los alimentos sufren alteraciones al ser almacenados o cocinados ya sea en la industria o en los hogares. Sin embargo, en la industria, las variables que influyen en la pérdida de nutrimentos están bien controladas y en ocasiones esta pérdida es menor que en los cocinados en casa. 

En el enlatado el tiempo entre la cosecha, el transporte y el procesamiento de los alimentos es relativamente corto, en la mayoría de los casos en menos de 2 horas y esta es una de las principales razones por las que el alto valor nutritivo se mantiene, es un excelente medio para conservar los alimentos en forma estable ya que protege las vitaminas, minerales y el sabor de los alimentos en un empaque fuerte y seguro. Una vez que se ha enlatado el producto, es sometido a un proceso térmico de esterilización, en donde se manejan altas temperaturas (120-130 °C) en corto tiempo (< 30 minutos), este proceso inactiva las enzimas propias del alimento evitando la maduración y por lo tanto la pérdida de nutrimentos se detiene debido a la ausencia de oxígeno y del contacto del producto con el medio exterior (sustancias gaseosas, líquidas, sólidas o la misma luz). De hecho, se condensan los nutrimentos y es una manera fácil y segura de agregar vitaminas y minerales a la dieta y tienen una vida de anaquel más larga que cualquier empaque de otro material. Además, cuando son guardadas a temperatura ambiente, conservan sus vitaminas durante por lo menos 2 años, sin la alta cantidad de energía que se consume durante la refrigeración.  

 

PROCESO DE ENLATADO:                                        

1) El alimento previamente seleccionado llega a la planta empacadora.

2) Todos los alimentos que se enlatan necesariamente pasan un control de calidad físico-químico y sensorial antes de ingresar a proceso.

3) Dichos alimentos son sometidos a una etapa de lavado y posteriormente se pelan, se cortan y se rebanan desechando las partes no deseables. 

4) Inmediatamente después se cuecen el tiempo justo para neutralizar las enzimas que podrían descomponer los alimentos y para conservar su sabor y su color.

5) Se introducen los alimentos en las latas y se sellan para someterlas al proceso térmico de esterilización comercial. Los grados de temperatura y los tiempos de proceso, dependen del alimento y están en función de las variables de alta ó baja acidez propias del producto.

6) Finalmente las latas son etiquetadas y apiladas para ser distribuidas.

 

img1Gracias a los procesos actuales mediante los cuales se envasan diversos productos alimenticios en envases metálicos, se eliminan las bacterias e inactivan las toxinas como son las termodúricas anaerobias y sus toxinas correspondientes principalmente de la familia de los (clostridium), causantes del botulismo y otras enfermedades toxi-infecciosas similares.

VENTAJAS DE LOS ALIMENTOS ENLATADOS

En resumen, los alimentos enlatados son seguros porque…

1.   Los nutrimentos que tienen los alimentos se conservan mejor en lata por que las plantas empacadoras están cerca de los centros de cultivo y de captura, de tal manera que los alimentos llegan directamente del campo o del mar a la planta para ser procesados y enlatados inmediatamente. 

2.   Los alimentos se conservan frescos, seguros y mantienen sus propiedades nutricias por mucho tiempo. 

3.   Los alimentos enlatados NO CONTIENEN CONSERVADORES ARTIFICIALES solo emplean agentes naturales como el vinagre, almíbar (a base de azúcar), aceite vegetal, la salmuera (a base de sodio) y el cerrado al vacío, para prolongar la vida de estos.

4.   Cada vez más alimentos enlatados dan a conocer su información nutrimental, que brinda al consumidor la oportunidad de identificar los beneficios nutritivos que le aporta dicho alimento. 

5.   Disminución en el tiempo de preparación que ofrecen los alimentos enlatados.

6.   Disponibilidad de una amplia variedad de alimentos a lo largo de todo el año.

7.   Higiene garantizada.

 

INFORMACIÓN NUTRIMENTAL.

MACRONUTRIMENTOS:

El aporte de proteínas e hidratos de carbono así como la composición de ácidos grasos no se afecta significativamente en los alimentos enlatados. Por ejemplo, el nivel de ácidos grasos Omega 3 en atún, sardina o salmón no se afecta adversamente en el enlatado 3,4.  El volumen de fibra se conserva, de hecho, esta última se reblandece por el proceso de cocción haciendo su digestión más fácil. 

MICRONUTRIMENTOS:

VITAMINAS:

Las vitaminas de las frutas y verduras, especialmente la vitamina C, son sumamente sensibles a la oxidación por su contacto con la luz, oxígeno y con altas temperaturas. Si el alimento fresco se almacena a la temperatura apropiada y se consume en un periodo corto de tiempo, contiene más vitamina C que los productos conservados comercialmente. Sin embargo, la vitamina C se degrada rápidamente después de la cosecha, y dependiendo del tipo de verdura o fruta, se puede perder hasta un 77% de esta vitamina cuando es almacenada hasta por 7 días a una temperatura de 4°C (39°F). En el alimento enlatado también existe una pérdida de vitamina C, sin embargo, el nutrimento cambia poco durante  el almacenamiento del producto enlatado y además la vitamina se conserva más que en el elaborado en casa porque el tiempo de cocción al que es sometido es muy corto.3-5

Las vitaminas del complejo B, como la tiamina, la vitamina B6 y la riboflavina son también muy sensibles al calor y la luz y se pierde muy fácilmente en la cocción de los alimentos. Estos nutrimentos también son muy solubles en agua y en el proceso de blanqueado en los alimentos congelados se pierde de 20 hasta 60 %.  En cuanto a los componentes polifenólicos, estos se encuentran principalmente en la piel de los melocotones, peras y manzanas crudas y es más bajo en productos enlatados sin la piel, sin embargo, si el jugo es incluido como en algunas frutas en conserva,3-5 los niveles de polifenoles son más altos en los enlatados que en los productos frescos. 

Los nutrimentos liposolubles, incluyendo la vitamina A, E y los carotenoides como los licopenos son  sensibles al calor, luz, y oxígeno. Puesto que estos nutrimentos son poco solubles, se pierde muy poco y la pérdida varía de acuerdo al alimento 3,4

Comparando los tomates frescos con productos del tomate en conserva, como el puré de tomate enlatado, se ha encontrado que estos últimos tienen niveles más altos de β caroteno, un precursor de la vitamina A. 

También se ha encontrado que el tomate enlatado contiene una mayor cantidad de licopeno que el producto fresco,  debido a la descarga de calor (durante el proceso de esterilización) inducido en este nutrimento a su matriz celular, lo que ocasiona la isomerización de la forma trans a la forma cis,  aumentando su biodisponibilidad (absorción por el organismo). 6-8 El licopeno es el responsable principal del pigmento de color rojo característico del tomate maduro y algunos otros frutos como el pimiento. Este nutrimento ha llamado la atención debido a sus propiedades biológicas y fisicoquímicas, especialmente por sus efectos relacionados como un antioxidante natural. 9

Existe evidencia clínica que el licopeno procedente del consumo de tomate enlatado, es asociado con la disminución en el riesgo de algunos tipos de cáncer como el de próstata, así como de enfermedades cardiovasculares, por lo que este antioxidante, juega un papel importante en los efectos observados en la salud. 10 Los resultados de otros estudios sugieren que además del licopeno, los polifenoles en tomates procesados pueden ser también importantes, concediendo efectos de antioxidantes12

MINERALES:

Dado que el contenido mineral es altamente dependiente de las técnicas de procesamiento comercial y el contenido de agua, se han reportado una gran variedad de resultados. Por ejemplo, en los alimentos en los que se utiliza la salmuera como medio de cobertura, el contenido de sodio es muy alto. El potasio se pierde en muy pequeña cantidad en los espárragos y tomates, en las setas, esta pérdida es dada principalmente porque se eliminan los tallos, en contraparte, el aumento de potasio  en lentejas se observó principalmente por el uso de una solución de metabisulfato de potasio. La captación de calcio se observó en la mayoría del agua utilizada como cobertura en los vegetales y en el caso del tomate enlatado se encontraron diferentes niveles de calcio principalmente por la variación de las prácticas de envasado en las diferentes industrias, la ubicación de la cosecha y la época del año.

 

TABLAS DE COMPARACIÓN NUTRIMENTAL DE ALIMENTOS Y BEBIDAS (enlatados vs cocidos).

En un estudio comparativo de conservación de nutrimentos realizado en la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se analizó el contenido de macro y micronutrimentos de algunos alimentos cocidos caseramente y enlatados para comparar la preservación o pérdida en ambos métodos de elaboración.  El análisis del fríjol cocido contra el enlatado, no presento gran variación entre los macrocomponentes,  la única excepción fue el contenido de grasa para una de las marcas comerciales que obtuvo un valor significativamente alto en relación a los otros productos. El contenido de micronutrimentos fue muy similar en los dos métodos, aunque el contenido de calcio fue mayor en el fríjol enlatado (8.43 vs 7.57 mg/100 g) que el cocido. Lo anterior indica que el proceso de enlatado no altera la composición del fríjol (cuadro1).

El contenido de macronutrimentos fue similar en la piña en almíbar enlatada y en la cocida, a excepción de la proteína cuyo promedio (0.55%) fue mayor en el producto enlatado. Los contenidos de zinc, hierro y calcio de la piña en almíbar enlatada, fueron mayores (Cuadro 2). En cuanto al jugo de piña, el contenido de vitamina C es mayor en el enlatado (34.57 mg/100g, Cuadro 3). 

En el puré de tomate, el porcentaje de grasa fue menor en el enlatado (0.08%) y el contenido de hierro, zinc, calcio y acido fólico fue mayor al producto cocido (0.99, 0.30, 3.48 y 0.05 mg/100g respectivamente, Cuadro 4). 

Los chícharos con zanahorias enlatados en comparación con los no enlatados, mostraron en promedio mayor contenido de proteína y fibra cruda (5.83% y 2.67%). El contenido de zinc (1.82 mg/ 100g), calcio (11.42 mg/100g) y ácido fólico (0.28 mg/100g) también fue mayor en el alimento enlatado (Cuadro 5).

Los champiñones enlatados tuvieron en promedio un mayor porcentaje de proteína (3.36%, vs 2.95%), de acido fólico (0.01 mg/100g) y de minerales como calcio (1.62 mg/100g) y zinc (0.75 mg/100g, Cuadro 6). 

El atún cocido presentó valores menores para la grasa que los productos enlatados, estos valores se deben muy probablemente que para el cocido se empleó únicamente filete (Cuadro 7). Los micronutrimentos como el hierro y calcio  en el atún en agua enlatado fueron superiores al atún cocido (8.04 vs 0.77 mg/100g y 7.98 vs 0.0 mg /100 g respectivamente).

 

 

Cuadro 1. Frijoles Negros refritos

 

Macronutrimentos

Enlatados

Cocidos Caseramente*

% Proteína

5.41

6.41

% Grasa

4.16

3.55

% Fibra Cruda

2.32

1.73

% Hidratos de Carbono

13.77

19.54

Micronutrimentos (mg/100g)

 

 

 

Hierro

0.92

0.95

 

Calcio

8.43

7.57

 

Acido fólico

0.04

0.05

 

 

Cuadro 2. Piña en almíbar

 

Macronutrimentos

Enlatados

Cocidos caseramente*

% Proteína

0.55

0.34

% Grasa

0.11

1.13

% Fibra cruda

0.71

0.70

Micronutrimentos (mg/100g)

 

 

Hierro

0.05

0.01

Zinc

0.29

0.11

Calcio

11.58

3.49

 

 

Cuadro 3. Jugo de piña

 

Macronutrimentos

Enlatados

Cocidos caseramente*

% Ceniza

0.18

0.32

% Hidratos de Carbono

1.17

1.17

% Fibra cruda

0.40

0.60

Micronutrimentos (mg/100g)

 

 

Hierro

0.02

0.01

Zinc

1.38

1.59

Calcio

34.57

24.42

 

 

Cuadro 4. Puré de tomate.

 

Macronutrimentos

Enlatados

Cocidos caseramente*

% Proteína

1.37

1.40

% Grasa

0.08

0.16

% Fibra cruda

0.61

0.60

% Hidratos de Carbono

6.58

6.93

Micronutrimentos mg/100g

 

 

Hierro

0.99

0.33

Zinc

0.30

0.19

Calcio

3.48

3.24

Ácido fólico

0.05

0.00

 

 

Cuadro 5. Chícharos con zanahorias.

Macronutrimentos

Enlatados

Cocidos caseramente*

% Proteínas

5.83

2.92

% Fibra cruda

2.67

1.77

% Grasa

0.53

0.42

Micronutrimentos mg/100g

 

 

Hierro

0.31

0.45

Zinc

1.82

1.18

Calcio

11.42

5.65

Acido fólico

0.28

0.06

 

 

Cuadro 6. Champiñones.

 

Macronutrimentos

Enlatados

Cocidos Caseramente*

%Proteína

3.36

2.95

%Fibra cruda

1.17

1.48

%Hidratos de Carbono

2.60

2.77

Micronutrimentos mg/100g

 

 

Zinc

0.75

0.61

Calcio

1.62

1.11

Acido fólico

0.01

0.00

 

 

Cuadro 7. Atún en agua. 

 

Macronutrimentos

Enlatados

Cocidos caseramente*

%Proteína

25.45

28.66

% Ceniza

1.49

2.00

%Grasa

1.01

0.24

Micronutrimentos mg/100g

 

 

Hierro

8.04

0.77

Zinc

1.63

1.62

Calcio

7.98

0.00

Acido fólico

1.03

1.29

Nota: Las cenizas y el calcio se encuentran en general en mayores concentraciones en los productos enlatados. Se explica por la adición de sales para mejorar o retener textura.

* Cocidos tomando en cuenta procedimientos caseros y asegurando las buenas prácticas en la manufactura en el departamento de alimentos y biotecnología de la facultad de química de la UNAM.

 

LA INDUSTRIA DEL ENVASE METÁLICO EN MÉXICO, MODELO DE MADUREZ Y CONSOLIDACIÓN TECNOLÓGICA A NIVEL MUNDIAL 

Cuando se piensa en comercializar cualquier producto, se considera además del nombre, color, sabor, aroma, desempeño o función o incluso de la forma en que se hará; en la viabilidad y conveniencia del envase que lo contendrá. Los envases metálicos poseen características básicas que les permite contener productos sólidos, líquidos o gaseosos desde alimenticios, farmacéuticos, cosméticos, químicos y hasta solventes. La avanzada tecnología en su fabricación les permite diseñar tantas formas como sean requeridas por los productores. Dichas características son:

1.Hermeticidad: Es decir, preserva el producto por aislamiento total del ambiente exterior y por lo tanto conserva sus cualidades.

2.Resistencia: Capacidad mecánica para impedir el paso de agentes externos gracias al proceso de envasado a presión o al vacío.

3.Bajo peso: Disminución de la carga. En particular la lata de aluminio es más liviana que otros empaques, lo cual facilita su manipulación y ahorro de combustible en el transporte. La lata de acero ha reducido considerablemente el espesor de la hojalata, por lo que es ahora mucho más liviana que hace algunos años.

4.Diversidad: Se pueden elaborar todo tipo de envases, en variados tamaños y formas para contener tanto productos líquidos, sólidos como gaseosos.

5.Opacidad: Gracias a ésta particularidad de los envases metálicos, se evita la degradación de alimentos y la oxidación de algunos nutrientes causada por la acción de la luz, y/o rayos ultravioleta; así como se evitan reacciones químicas de diversos componentes que puedan contenerse en estos envases.

6.Larga vida: Sin duda, ésta es además de una característica, una de las grandes ventajas de la lata de acero y de aluminio que si bien sirve para fines comerciales, en momentos de desastres, guerras y/o contingencias, de ella depende en muchos casos la vida de los seres humanos.

Los envases metálicos son fabricados con hojalata (lámina de acero -mineral y hierro y carbón), materias primas cuyo volumen específico en la corteza terrestre ocupa el 5%, lo cual significa que el hombre puede aprovechar estos abundantes elementos en un período de alrededor de 2,000 años más. La bauxita u óxido hidratado de aluminio, como también se le conoce a la materia prima con la que se fabrican los envases de aluminio, ocupa 8% del planeta y es el mineral más abundante con una reserva natural calculada para más de 10,000 años. Los períodos de duración de los anteriores materiales se han ido extendiendo gracias a su reciclabilidad infinita, que además les permite cero pérdidas de sus características y la posibilidad de convertirse en nuevos productos.

Utilizando precisamente al tiempo, hoy en día, los envases de acero y aluminio son sustentables e insustituibles por excelencia. Ambas distinciones no han sido gratuitas: la abundante existencia de sus materias primas, la incesante mejora en la fabricación del laminado, el perfeccionamiento en su diseño y características, los modernos y tecnificados procesos de envasar, proteger y preservar los productos que contienen, hasta incluso la eficaz práctica de acopiar los envases de post-consumo para su reciclaje y convertirlos nuevamente en latas, han justificado que durante todo su ciclo de vida cumplen una función vital para las sociedades modernas.

México ha tenido una fuerte determinación en materia de sustentabilidad ambiental y la industria de envases metálicos ha contribuido de manera decidida con estos cambios en los modelos productivos sustentables, que hoy en día generan y seguirán generando en el futuro un progreso notable en términos ambientales y, por supuesto, financieros. La industria en México se ha sumado a las de otros países y juntos han hecho significativos esfuerzos para reducir emisiones de CO² y limitar el consumo de combustibles fósiles. Asimismo, elevar los niveles de reciclado y promover la conservación y eficiencia ecológica de los envases metálicos tanto de acero como de aluminio. 

En los últimos 20 años, la industria siderúrgica ha logrado una reducción  hasta del 50% de sus emisiones de CO² por tonelada de producción de acero y continúa con esfuerzos loables para lograr reducir aún más dichas emisiones. 

Los envases metálicos han incrementado su tendencia de uso en México, ya sea por sus diferentes cualidades y características en materia de seguridad, durabilidad y protección de los productos o por la elevada conciencia ambiental que conlleva a los usuarios hacia una más rápida adopción y preferencia de estos envases.

Lo cierto es que el sector industrial de envases metálicos en nuestro país ha evolucionado en 100 años de existencia, de manera tal que actualmente está constituido por empresas altamente competitivas tanto a nivel nacional como internacional, con un compromiso social y ecológico total, que cubren al 100% las necesidades del mercado nacional. Estas empresas destinan año tras año una importante inversión para desarrollar tecnología y modernizar la planta productiva, que le ha permitido contar con una mano de obra altamente tecnificada. Es por ello que los envases producidos en México se encuentran a la vanguardia en cuanto a diseño y seguridad se refiere, a grado tal que son considerados punta de lanza en materia de tecnología para muchos países de América Latina.

Asimismo, en México la conciencia del reciclaje iniciada a partir de las latas de aluminio, ha sido eco en otros países del orbe, ya que dichos envases poseen el más alto valor económico en el mercado, seguidas por las latas de acero. De acuerdo con datos de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), en nuestro país se recicla el 99% de las latas de aluminio y el 85% de las latas de acero, datos que fundamentan el compromiso de los fabricantes de estos envases con la preservación del medio ambiente al cumplir con dos funciones muy importantes: contener un producto alimenticio nutritivo sano e inocuo; y ayudar de manera contundente a la eliminación de residuos sólidos urbanos al utilizarlos.

La industria de los envases metálicos en México genera 25 mil empleos directos e indirectos que benefician a numerosas familias que viven de ella. También hoy en día se llegan a producir un promedio de 2,500 millones de envases de acero, de los cuales el 80% se destinan al sector de alimentos y bebidas y el 20% a otras industrias (pinturas, tintas, aerosoles, pegamentos, etc.). En cuanto a los envases de aluminio, la producción nacional es de aproximadamente 12,000 millones de envases tanto para el mercado nacional como el de exportación. En este rubro el 100% de los envases de aluminio son destinados para la industria de bebidas como son: bebidas carbonatadas, jugos, néctares y cervezas.

Por su naturaleza, el sector nacional exporta de manera indirecta una amplia gama de productos alimenticios enlatados y exporta de manera directa envases, tapas y tapones –estos dos últimos son otros productos importantes del rubro-, hacia diferentes países: Estados Unidos y Canadá, Centro y Sudamérica, países del Caribe, Europa, Medio Oriente y Asia. Las exportaciones de esta industria ascienden a los $590 millones de dólares anuales, mientras que las importaciones se encuentran en el orden de los $250 millones de dólares, situación que convierte en superavitaria a la balanza comercial del sector en los últimos años.

El sector de envases metálicos en México es ejemplo mundial de cumplimiento en cuanto a Normas y regulaciones nacionales en todos sus procesos de fabricación de las latas. Por ello bien le ha valido el reconocimiento como el sector productivo que más ha trabajado en este renglón. La industria está conformada por empresas limpias, seguras, reconocidas por la Secretaría del Trabajo, Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales y Secretaría de Ecología y Gestión Ambiental. Además cuentan con el Distintivo de Empresa Socialmente Responsable, con el Certificado de Empresa Limpia y cumplen con los Estándares Internacionales de Organización (ISO), que las consolidan en el espectro productivo de este importante sector para la economía del país.

LA SUSTENTABILIDAD DE HOY DE LOS ENVASES METÁLICOS ASEGURA SU USO EN EL FUTURO

Resultan contundentes las cualidades de los envases metálicos. La lata de aluminio, por ejemplo, enfría en menor tiempo cualquier bebida que contenga y la conserva en ese estado aún fuera del refrigerador por más tiempo, gracias a las características de sus materiales. Por su parte, los alimentos enlatados no necesitan refrigerarse para su conservación. Con esa cualidad, se ahorra energía tanto en su almacenaje, transportación, punto de venta, como en los mismos hogares. Ello permite además tener un alimento en perfectas condiciones en todo momento, gracias también a que se encuentran precocinados y listos para su consumo y por ello, adicionalmente, no es necesario emplear grandes cantidades de gas para prepararlos.

Cuando se utiliza aluminio recuperado para fabricar latas, en lugar de materias vírgenes, se logra un ahorro de 95% en la cantidad de energía requerida en el proceso. Para ejemplificar lo anterior, al reciclar una lata de aluminio se ahorra suficiente energía (a diferencia de utilizar materia prima virgen) como para hacer funcionar un televisor por 3 horas y media.

Las latas son los únicos envases que se reciclan al 100% de manera indefinida. Como hemos apuntado, el acero y el aluminio no pierden sus características y al mismo tiempo pueden ser reutilizados para fabricar nuevamente latas o para disminuir los costos de producción de otras industrias que se abastecen de éstos materiales, como la farmacéutica, de la construcción y automotriz, por mencionar algunas.

El futuro inmediato demanda una producción de envases metálicos con formas tan diversas prácticamente como la imaginación de los nuevos ingenieros lo permita, con una disminución del calibre que lo hagan más ligero y menos costoso; una capacidad de apertura más sencilla; y el desarrollo de recubrimientos internos que permitan una mayor vida de anaquel, incluso para soportar más de 10 años en productos más complejos. Los envases metálicos constituyen a nivel nacional y mundial un mercado muy maduro que  continuará otorgando valor e imagen a los productos, mismos que seguirán determinando las decisiones de compra por el precio y las facilidades de uso que les brindan estos envases.

 

LATAS SUSTENTABLES

Teniendo en cuenta que la sustentabilidad se mide a través de la interacción perfecta de tres factores como son economía, sociedad y medio ambiente, los envases metálicos son un ejemplo de éxito en lograr el cumplimiento cabal de éstos 3 importantes principios.

 

LOS ENVASES METÁLICOS SON LOS MÁS RECICLADOS EN EL MUNDO

El 95% de las latas de aluminio y el 85% de las latas de acero se reciclan actualmente en México, lo que las sitúa como los envases más reciclados en nuestro país

La Cámara Nacional de Fabricantes de Envases Metálicos lleva a cabo desde hace varios años un cálculo de la tasa media ponderada de reciclado de las latas tanto de acero como de aluminio a partir de los del Instituto Nacional de Recicladores responsables del reciclado de envases de acero y de aluminio.

img2Las altas tasas de reciclado obtenidas de latas sustentables tienen una explicación en la multiplicidad de procedimientos de recuperación de los envases usados que implican tanto la selección como la separación magnética en plantas de acopio de residuos y en incineradoras y la participación de la sociedad de la recuperación metálica.

Estos resultados son coherentes con la situación internacional, ya que las latas  alcanzan el mayor índice de reciclado de todos los envases en todos los países donde hay estadísticas de reciclado y el mercado funciona libremente.

Sólo en Estados Unidos, país que consume aproximadamente el 50% de las latas de bebidas en el mundo, se reciclan dos de cada tres.

 

LAS LATAS DE BEBIDAS EN EL MUNDO

Las latas de bebidas constituyen un envase que tiene ventajas muy claras para el consumidor final:

a) Son muy ligeras, (en el segmento de consumo individual de bebidas carbónicas hasta 500ml constituyen el envase más ligero) 

b) Protegen el contenido durante largos periodos ante la entrada de oxígeno (estanqueidad) y contra la luz, 

c) Permiten enfriar las bebidas muy rápidamente, 

d) Es el material más resistente. 

e) Presentan una gran comodidad de manejo, por lo que se pueden llevar a cualquier lugar. 

f) Ocupan muy poco espacio, y por tanto se apilan y almacenan con una gran economía de volumen. 

 

MEJORAS MEDIOAMBIENTALES – AHORRO Y PREVENCIÓN

La producción de envases metálicos ha experimentado avances significativos en la reducción de consumo de materias primas y energía, lo que ha reducido su impacto sobre el medio ambiente y la producción de residuos. Estos avances se traducen en las siguientes cifras:

• Reducción de la energía en el proceso de fabricación superior al 40%. 

• Reducción en el espesor de la lata en un 10%. 

• Reducción en el peso de la lata en un 35% 

 

img3RECICLADO DE PRODUCTOS METÁLICOS

El reciclado de los productos metálicos usados constituye en todo el mundo una actividad industrial tradicional, técnicamente resuelta y rentable, ya que la producción de metal a partir de chatarra ahorra un porcentaje muy importante de la energía (entre el 70% y el 95%) y recursos como minerales, agua y todos los productos necesarios para su obtención.

Si hubiese chatarra suficiente la mayor parte del aluminio y del acero se podría obtener íntegramente a partir de productos usados.

 

 

img4VENTAJAS DEL RECICLADO DE LOS ENVASES METALICOS

En el reciclaje  y fabricación de nueva materia prima, el metal se puede volver a convertir en productos idénticos, con las mismas propiedades.

Este proceso se puede repetir indefinidamente y no hay un límite al contenido de material reciclado (el 100% puede ser reciclado).

El 100% del recorte de aluminio o de acero producido como consecuencia de la fabricación de envases se recicla.

Las latas de bebidas constituyen el envase que se recicla en mayor proporción a nivel mundial.

En Europa, se reciclan más del 60% de las latas de bebidas consumidas. En algunos países la tasa de reciclado ha superado el 90% como en el caso de México.

Todas las latas  que se separan del resto de los residuos se reciclan. La tasa de reciclado sólo depende de la eficacia del sistema de selección aplicado a los residuos de envases, y no de la existencia de plantas de reciclaje más o menos cercanas a los puntos de acopio y distribuidas en la mayor parte de los estados de la República.

 

PRODUCTOS OBTENIDOS EN EL RECICLADO DE LATAS DE BEBIDAS

img5En el proceso de reciclado se obtiene nuevamente acero o aluminio, respectivamente. A su vez estos materiales se pueden emplear en la fabricación de nuevos envases o bien de cualquier otro producto. Las circunstancias dependen de las condiciones de mercado y puesto que el metal recupera sus características, es muy difícil determinar en qué se va a convertir. Del mismo modo, no se puede determinar en un envase qué proporción corresponde a metal reciclado ya que no hay diferencia con el material original.

Esto supone una diferencia frente a otros materiales, en los que la calidad del material reciclado es inferior a la del material virgen, y requiere buscar aplicaciones específicas para el material secundario.

De modo aproximado se puede indicar que las  de acero recuperadas se destinan principalmente al mercado nacional (acerías eléctricas y construcción) mientras que las latas de aluminio se destinan indistintamente al mercado nacional o a la exportación en plantas de reciclado integrales, como con destino a la industria automovilística (cabezas de motor, pistones o cilindros) o bien para el sector de la construcción (perfiles y estructuras).

 

LA CÁMARA NACIONAL DE FABRICANTES DE ENVASES METÁLICOS

canafemLa Cámara Nacional de Fabricantes de Envases Metálicos es una organización sin fin lucrativo, de carácter nacional, integrada por todos los fabricantes de envases metálicos presentes en el mercado mexicano. Los objetivos de la Cámara son:

 

1. Mostrar las características diferenciales y ventajas de la lata como envase del futuro para las bebidas ante envasadores, distribuidores, etc. 

2. Dar a conocer estudios e investigaciones realizadas por la Cámara, sobre el sector de las latas de bebidas. 

3. Dar a conocer estudios e investigaciones realizadas por la Cámara, sobre el sector de las latas de bebidas. 

4. Promover junto con las administraciones públicas, la industria y la distribución, iniciativas para la recuperación y el reciclado de las latas de bebidas. 

5. Participar activamente en el debate medioambiental referido a los envases. 

La Cámara ofrece información a través de:

• el teléfono de información 52517305/1998 

• el website www.canafem.org.mx