Las empresas han asimilado la idea de que los trabajadores son esenciales en su entorno. Fieles a esto, sus departamentos de Recursos Humanos están evolucionando en los procesos de gestión con el objetivo de motivar, desarrollar y fidelizar el talento humano

Aplicar las estrategias adecuadas para ello se ha convertido en una de las necesidades más importantes. Para lograrlo, los responsables de Recursos Humanos se centran en estas 6 prioridades:

1. Crear una cultura corporativa adaptada


Crear una cultura adaptada a la evolución de la sociedad en la que vivimos, alineada a la misión y visión de la empresa y a las necesidades de los empleados es una de las mayores prioridades en la actualidad. 

Esto responde a la necesidad de fomentar la generación de un buen lugar de trabajo para incrementar la motivación y productividad, También se debe al interés que tiene una empresa en ser catalogada como un excelente lugar de trabajo para atraer al mejor talento.

2. Gestionar del rendimiento en base a datos cuantitativos

En una época en la que tenemos a nuestro alcance más datos que nunca, el análisis de los resultados se ha vuelto esencial para mejorar el rendimiento. 

Medir y gestionar el rendimiento en base a datos analíticos, así como el uso del Big Data, será prioritario a partir de ahora. 

3. Ofrecer planes de compensación y beneficios ad-hoc al empleado

Cada persona es única y tiene sus necesidades específicas. Los gestores de los Recursos Humanos son plenamente conscientes de ello. 

Aplicar planes de compensación personalizados y políticas que permitan la conciliación familiar está cada vez más valorado por los empleados y aumenta su motivación e implicación con la empresa.

La retribución flexible es un ejemplo fundamental de cómo un plan retributivo puede ajustarse a las necesidades de cada empleado. Siempre con el objetivo de beneficiar a los trabajadores, las empresas tendrán en cuenta las necesidades particulares de cada empleado para confeccionar un plan que se ajuste a ellos.

4. Formar y desarrollar profesionalmente a los empleados

Las empresas han cambiado su mentalidad en cuanto al desarrollo profesional de los empleados. Antes se esperaba que el empleado “viniera con todo aprendido”. Ahora las empresas son más conscientes de la necesidad de ofrecer una formación continua a su personal.

Esto es especialmente interesante dado a que los trabajadores en pleno siglo XXI no les interesa estancarse en su vida profesional, sino tener proyección y desarrollo en sus carreras. La formación continua contribuye a ello, mejorando además la fidelización y retención de los mejores trabajadores.

5. Captar el mejor talento

La competencia para obtener los mejores puestos de trabajo no sólo afecta a los empleados, también afecta a las empresas.

El canal principal para captar el talento sigue siendo online. Sin embargo el Employer Branding también está ganando terreno a la hora de captar el talento en los últimos años.

6. Utilizar nuevas herramientas tecnológicas

La tecnología es una pieza esencial en la gestión empresarial. No solo es especialmente interesante en la gestión de gastos, sino también en la gestión y captación de talento.

Las empresas que no integren sistemas de analítica, automatización y gestión 2.0 para la gestión de talento verán en los próximos tiempos cómo pierden su competitividad a un ritmo alarmante.

Como hemos visto adaptarse a los cambios en la sociedad, incluyendo las  nuevas tecnologías y procesos, es la principal preocupación que tienen los responsables de Recursos Humanos en la actualidad, mucho más centrados en las personas que nunca.

Fuente: Edenred