Ha pasado año nuevo y con ello se exponen las previsiones sobre lo que haremos y estará de moda en este 2015. Llega el momento de plantearse cuál será el sabor del año...

Seguirán de moda los mercados de abastos? ¿Preferiremos ir al súper, o apostaremos por el pequeño comercio? ¿Internet cambiará nuestra canasta de compra? ¿Qué productos serán los imprescindibles en nuestros refrigeradores? ¿Cuáles retiraremos de nuestra dieta?

Para estar preparados para lo que vendrá a todos los niveles, el ya experto en hacer este listado cada año Phil Lempert recoge en el medio “Huffington Post” algunas de las principales tendencias en alimentación para el 2015. Costumbres y modos que ya están dando de qué hablar en medios de comunicación especializados, empiezan a verse en los pasillos de los supermercados y aparecen en las cartas de los restaurantes más exclusivos, y despegarán a lo grande en este 2015.

1. “Picoteo” entre horas a todas las edades

Según un estudio de Nielsen, cerca del 91 por ciento de las personas merienda a diario en los Estados Unidos. La costumbre de “picar” algo entre comida y comida es de lo más común e incluso ha alcanzado el estatus de alimentación saludable. De hecho, la mayoría de las dietas recomiendan comer pequeñas cantidades de comida pero en varios momentos del día para saciar el apetito.

El “picoteo” entre horas seguirá reinando en 2015 entre todas las edades y géneros porque incluso las personas mayores de 65 años se están uniendo a esta costumbre. La generación de los baby boomers –término anglosajón que se refiere a las personas nacidas entre los años 1942 y 1960–, acostumbradas a tener una dieta de tres comidas diarias, hoy también toman uno o varios aperitivos a lo largo del día. Y lo hacen mejor.

Suelen picar alimentos más sanos –ricos en proteínas, fibra y omega 3, como trocitos de calabaza, nueces o palomitas de maíz integrales–, por lo que podrían contribuir a mejorar nuestra calidad de vida y ayudarnos a vivir más años. De ahí que en 2015 la tendencia sea picar entre horas como la gente mayor.

2. Comprar comida online: servicio a domicilio

Cada vez es más común hacer la compra online. Hemos dejado de desconfiar en las condiciones y en la calidad de los productos que ofrecen los e-commerce alimenticios, y se han convertido en un sitio común al cual acudir para comprar alimentos.

Ofrecen una serie de servicios como la entrega a domicilio, la exclusividad y originalidad de sus productos, o –una de las mejores– la comodidad de no tener que moverse de casa para escoger los alimentos.

El problema es que antes era más complicado para las personas que vivían en zonas foráneas: la comida tardaba más en llegar e incluso no se repartían en su zona. Lempert cree que el auge de estos negocios y el incremento de sus beneficios impulsarán que sus servicios se generalicen sin ningún problema a zonas rurales durante el próximo año.

Vivamos donde vivamos, podremos comprar también productos perecederos como pescados, frutas y verduras sin miedo a que nos las entreguen tarde y en mal estado.

Los alimentos preparados seguirán siendo tendencia, pero cada vez más elaborados y originales.

3. Todo ahumado

Reconocidos cocineros y restauradores están incorporando a sus menús y platos especiales los alimentos ahumados. Pero no solo carnes y pescados.

El aumento de la demanda de este tipo de comida ha puesto de moda que se ahúmen todo tipo de alimentos, dándoles un nuevo sabor original y diferente. Verduras, salsas e incluso cócteles ahumados para 2015.

4. Alimentos fermentados

“2015 será el año en alimentos fermentados” asegura Lempert. El yogur natural o el tempeh serán dos de los alimentos de moda gracias a sus propiedades naturales antibacterianas y protectoras del estómago.

Aunque no se prevé que vaya a desaparecer, la moda de los alimentos sin gluten deja paso a los fermentados que se incluirán en las dietas para ayudar a mejorar los problemas de digestión –cada día más comunes–.

5. La Generación Z y los alimentos precocinados saludables

La conocida como “Generación Z” –el grupo demográfico de los nacidos desde principios de los 90 hasta hoy– se está haciendo mayor pero no le gusta cocinar.

Como explica Lempert, esta generación “tiene un conjunto de valores nuevos en relación con los alimentos que llevamos a la mesa”. Desde pequeños han estado expuestos a una mayor variedad de sabores que generaciones anteriores, por lo que están más abiertos a nuevas sensaciones. Sin embargo, utilizar utensilios de cocina más allá del microondas no parece ser su fuerte.

La actitud colectiva de los jóvenes por simplificar la comida unida a su interés por comer variado y cuanto más sano mejor, hará que en 2015 continúen en tendencia los alimentos precocinados y los preparados para microondas, pero centrados en comidas originales y saludables.

6. Comida (y bebida) artesanal

Muchas personas se interesan por cocinar y preparar ellos mismos alimentos sanos y caseros. Pero con el poco tiempo libre que tenemos para ello, la mejor forma de comer como en casa y hecho a mano es acudir a comercios especializados en alimentos artesanales. Y así haremos en 2015.

El aumento de la demanda en los pequeños comercios locales especializados que contaban con sus propios proveedores de alimentos naturales y ecológicos, ha llevado a que los grandes establecimientos también se interesen por las comidas y bebidas artesanales a gran escala.

La cerveza artesanal comenzó con esta moda que en 2015 va a convertirse en una tendencia que se extenderá a otras bebidas y alimentos para esos jóvenes que “siguen buscando sabores únicos y alimentos con historia y un origen auténtico”, opina Lempert.

7. Queremos saber: etiquetas con más información nutricional

En 2015 se prevé que tengan más importancia las etiquetas con los valores nutricionales de los alimentos que la originalidad de sus envases. Estamos cada vez más informados sobre las propiedades tóxicas que contienen algunos alimentos y buscamos llevarnos al estómago comida sana y ligera. Sabemos qué son las grasas trans o cómo puede influir en nuestro organismo el consumo de alimentos que contengan metales como el aluminio o el mercurio, y queremos evitarlos en nuestras mesas.

Los supermercados se especializan aún más con el objetivo de presentar a sus clientes una experiencia única que muestre su personalidad y filosofía hacia los alimentos.

Encontrar en las etiquetas toda la información para calcular el valor nutricional exacto de los alimentos que compremos –incluyendo carbohidratos, grasas, proteínas y calorías–, será una de las máximas del próximo año. Además, gracias a las nuevas aplicaciones móviles, incluso podremos escanear el código de barras de los envases y descubrir los verdaderos ingredientes de los artículos que vamos a comer.

8. Los supermercados, los nuevos espacios para socializar

“Los supermercados han pasado de ser simples centros donde los consumidores podían comprar alimentos, a proveedores de estilo de vida”, comenta Lempert.

Hoy encontramos una multitud de servicios diferentes dentro de los supermercados. Atención personalizada, secciones de productos especializados, información alimenticia y dietética, etcétera. Lempert está convencido de que “en un futuro cercano, podemos esperar que los supermercados se especialicen aún más con el objetivo de presentar a sus clientes una experiencia única que muestre su personalidad y filosofía hacia los alimentos”.

Los comercios dejarán de ser proveedores de alimentos para ofrecer servicios únicos. Preparémonos porque en 2015 hacer la compra se convertirá en toda una aventura.

Fuente: El Confidencial

This website is protected by RSFirewall!, the firewall solution for Joomla!