A través de la unión de tiempo, esfuerzo, tradición, técnica e investigación, Riofrío ha logrado producir uno de los mejores caviares del mundo.

El Acipenser naccarii o esturión del Adriático, es una especie casi extinta que Riofrío ha logrado recuperar en cautividad. Con 250 millones de años de antigüedad, es un fósil viviente, de crecimiento lento, cuyo caviar, que es extraído tras 18 años como media de crianza, está lleno de matices en su sabor y color.

El esturión del Adriático es uno de los esturiones que habitan los ríos del sur de Europa y España. Ha estado en peligro de extinción por su pesca indiscriminada.

Hoy, gracias a una intensa labor de investigación y cooperación entre científicos y universidades, se ha conseguido tener la mayor población del mundo de este esturión autóctono, el antaño esturión o “sollo del Guadalquivir” que produjera el valiosísimo caviar del que hoy, ya sin dañar las poblaciones silvestres, otra vez se puede disfrutar.

El color del caviar de Riofrío es habitualmente gris perla, pero puede producirse con diferentes reflejos. La frescura de este caviar hace que el sabor y los matices no queden enmascarados por efecto del tiempo, la sal y el conservante.

Riofrío ha realizado una readaptación del proceso "Mallosol" de origen ruso, consistente en añadir poca sal, aproximadamente entre un 3 y un 4 por ciento. El sabor, es rico en matices, de tacto sedoso y tierno, al paladar serio y elegante con cierto aroma a brisa marina. Su retrogusto, largo y duradero le descubrirá un ligero toque dulzón que le invitará a seguir degustándolo.

El proceso de la conserva es un proceso de manipulación, por el cual es posible preservarlos en las mejores condiciones posibles durante un largo periodo de tiempo.

Riofrío produce el único caviar certificado ecológico en el mundo. Producido sin conservantes añadidos, este caviar conserva intactos todos sus delicados matices de sabor, este es el autentico caviar que comían los Zares.

Además del excelente caviar, Riofrío produce lomos de esturión listos para consumir. Debido a su propia naturaleza y el sistema natural de cría de Riofrío, la carne de este esturión es especialmente cardiosaludable, al tener un alto porcentaje de ácidos grasos polisaturados, de los conocidos omega 3 y 6.

La pureza, riqueza y calidad de las aguas de Riofrío, la climatología de la zona, la alimentación natural, el trato a los animales, un sistema propio y muy particular de cría, permite que esta joya crezca a semejanza de su ambiente silvestre, constituyendo la base que ha permitido lograr un proceso de cría ecológica.

Expertos rusos e iraníes han trabajado con Riofrío en el renacimiento de este manjar. El resultado es una certificación ecológica europea, controlada por organismos oficiales y agencias de desarrollo sostenible, en todos esos parámetros naturales y técnicos que confieren a los productos de Riofrío una gran pureza y seguridad para garantizar el mayor placer de sus clientes.

Fuente: FIS México

This website is protected by RSFirewall!, the firewall solution for Joomla!