La Unión Europea (UE) conforma uno de los principales mercados mundiales para los jugos y néctares y, dentro de ella, Alemania, Francia, Reino Unido y España son en ese orden los países con mayor consumo de este tipo de productos. A pesar de su cercanía geográfica y de sus costumbres, cada país tiene particularidades a la hora de consumir jugos y néctares que los diferencian.

Alemania constituye el mayor mercado de la Unión Europea con 2,405 millones de litros consumidos en 2014, pero también con el mayor consumo per cápita de la UE, 29.7 litros, de acuerdo con los datos del informe anual de 2015 de la European Fruit Juice Association (AIJN).

Mientras tanto, España se sitúa como el cuarto consumidor de jugos en la UE, con un total de 968 millones de litros, y un consumo per cápita de 20.8 litros, superior a la media europea de 19.1 litros. “Esta diferencia entre el consumo per cápita de los distintos países se debe a que España tiene un mayor acceso a la fruta fresca, lo que permite su consumo directo o la elaboración de sus propios jugos”, explica el secretario general de Asojugos, Alfonso Mena.

Una de las principales diferencias entre España y algunos de sus países vecinos es la preferencia por los néctares, que en el país ibérico suponen el 61% del mercado; mientras que los jugos representan el 39% restante. Esta tendencia es opuesta a la que se observa en Alemania, donde los néctares representan tan sólo el 31% de su mercado, o en Francia con el 20% y el Reino Unido con un 16%.

Por otro lado, los consumidores europeos se inclinan más hacia la marca del fabricante (marca propia), que en 2014 ganó terreno a la marca de distribuidor con respecto a los datos de 2013. En el mercado global europeo dominan los jugos y néctares de la marca del fabricante, ocupando el 58% del mismo. Alemania, Reino Unido y España se ajustan a este perfil, sin embargo, el mercado francés continúa dominado por la marca de distribuidor, que supone un 65% del total.

Los envases preferidos por los europeos son los de cartón, que a nivel global suponen el 62.8%, especialmente en el caso de España, donde alcanzan el 78.8%. Sin embargo, los consumidores alemanes rompen esta tendencia y prefieren los envases de plástico en el 51.4% de los casos.

La naranja, reina de los jugos

La naranja es el sabor preferido de los europeos y representa el 38% del volumen del mercado. Los franceses y británicos son los más aficionados a este sabor con el 48.8% y el 60.2% respectivamente. En cuanto al segundo sabor más consumido, los alemanes y británicos se inclinan por la manzana con un 24.9% y un 12.9% respectivamente, mientras que los franceses prefieren el multifrutas con un 21.6%.

España es uno de los países más particulares en cuanto a los sabores y se diferencia de sus vecinos en su gusto por la piña (19.6%) y el durazno (18%), que ocupan el segundo y el tercer puesto como sabores preferidos de los españoles.

 

Productos saludables y sostenibles

En el caso de Francia, las tendencias de los consumidores pasan por productos saludables y orgánicos, así como por los dirigidos a personas con intolerancias alimentarias. Los hábitos de los franceses se han visto alterados a raíz de la crisis económica y, por ello, buscan productos con una mejor relación calidad-precio. También dan mucha importancia a los formatos más convenientes, envases más pequeños que pueden consumirse fuera del hogar, según los datos recogidos por Euromonitor International en 2013 y 2014.

En Alemania, los consumidores se muestran preocupados por comprar productos locales, orgánicos y provenientes de comercio justo según datos de la agencia Mintel. Gracias a la globalización y a los residentes de otros países, el mercado alemán comienza a abrirse a sabores más exóticos, según Euromonitor International.

Los consumidores británicos también otorgan mucho valor a las compras locales, así como a la sostenibilidad, prefiriendo los productos que utilizan envases más sencillos y generan menos residuos, tal como reflejan los datos de Mintel. También tienden a fijarse cada vez más en la relación calidad-precio y los valores nutricionales de los productos que adquieren. Por otra parte, la marca de distribuidor está adquiriendo una gran popularidad en este país, según la agencia IGD.

“En España se abren pequeños nichos de mercado nuevos que están creciendo, especialmente en el sector de los jugos “eco” y “bio”, así como los jugos de frutos rojos”, apunta el especialista Alfonso Mena. Según los datos del Informe del Consumo de Alimentación 2014 del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el modelo de familia con un mayor consumo de jugos y néctares es el formado por 3 o 4 miembros entre los que se encuentran menores.

La calidad de los jugos de frutas está relacionada con su capacidad para proporcionar nutrientes y compuestos bioactivos que favorecen el mantenimiento de la salud y evitan la aparición de ciertas enfermedades, gracias a su capacidad antioxidante.

Además los jugos de frutas son apetecibles y aportan vitaminas y minerales que mejoran el funcionamiento de nuestro organismo, aseguran un óptimo funcionamiento cerebral y desempeñan un papel clave en la construcción y mantenimiento de los huesos.

Los ensayos científicos en diferentes estudios epidemiológicos han demostrado la relación entre la alimentación y la salud y, en concreto, los efectos beneficiosos de los alimentos de origen vegetal como la fruta. Por este motivo, desde la Asociación Española de Fabricantes de Jugos en consonancia con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, se esfuerza por trasladar a los consumidores cuáles son los beneficios saludables del consumo de frutas y de sus jugos.

Fuente: Asociación Española de Fabricantes de Jugos (vía Revista Mercados)

This website is protected by RSFirewall!, the firewall solution for Joomla!